¿Tiene su centro todo en «regla»?


Puede parecer sorprendente, pero en nuestra labor como consultores en el sector geriátrico nos encontramos con cierta frecuencia que la principal causa de denegación de solicitudes de acreditación es que el centro tiene anomalías pendientes de subsanación en el expediente de autorización o incluso que ni siquiera cuenta con resolución de autorización.

Documentación en regla residencia

Estas “sorpresas” no solo retrasan como es lógico los trámites de acreditación de cualquier centro, sino que ponen de manifiesto que no son pocos los que están convencidos de tener toda la documentación en regla cuando en realidad están en una situación irregular ante la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, expuestos a sufrir sanciones o incluso el cierre en un momento dado.

En base a estas experiencias, nuestras recomendaciones son:

  • Asegúrese de tener toda la documentación controlada, archivando ordenadamente cualquier escrito recibido de la Administración Pública.
  • Lea detenidamente todas las comunicaciones que reciba. A veces se dictan Resoluciones de autorización o acreditación de centros condicionadas a la presentación de cierta documentación o a la subsanación de determinadas deficiencias en las instalaciones. Con los informes de Inspección ocurre lo mismo, pueden solicitar la subsanación de las anomalías detectadas en un plazo dado, o no señalar plazo alguno, lo cual no supone que no se deba responder.
  • Si tiene dudas respecto al contenido de los escritos recibidos o los plazos a cumplir, los pasos a seguir, la documentación a presentar… póngase en contacto con el Servicio correspondiente para aclarar sus dudas y ampliar la información.
  • Si no está seguro de cómo afrontar su caso concreto, solicite asesoramiento especializado a su asesoría laboral, fiscal, abogado o consultor, en función del tema a tratar.
  • Confirme que la documentación que entrega llega a su destino. No es infrecuente que se entreguen documentos al Registro General que nunca llegan a dónde deberían llegar. A veces los papeles se pierden, pero las más de las veces el problema está en que no indicamos correctamente el expediente de referencia, confundimos el nombre del centro con el titular y representante legal o mezclamos distintos asuntos (autorizaciones, acreditaciones, inspecciones), lo que hace que los papeles lleguen pero no sepan qué hacer con ellos.

Y recuerde que el desconocimiento de la normativa vigente aplicable no exime de su cumplimiento, y nuestra primera obligación como responsables de un centro es conocer y cumplir los requisitos exigibles, así como mantener la documentación en regla y actualizada.

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *